enero 17, 2013

¿Ficción o realidad?

El PAN no tiene candidato presidencial, ni candidato con popularidad suficiente para aspirar a la presidencia en 2018; si acaso Rafael Moreno Valle podría ser una buena bala. Asimismo, el partido se ha venido desmantelando, están en un momento critico, los afiliados que quedan ya son escasos, disminuyó 78% el total de los registrados al blanqui-azul de tan solo unos meses atrás hasta hoy, aunque tienen los suficientes afiliados para mantener el registro como partido político.

La  interconexión de las fuerzas políticas con el Pacto por México es una forma de manipulación astuta y política del PRI a los demás partidos y una manera excelente de enarbolar relaciones con la oposición bajo la premisa -”si no se unen al pacto por México (que incluye soluciones estructurales para el país y mantiene un orden coherente de estrategias a seguir), entonces estarían por definición en contra, no solo del pacto, sino también en contra de la Patria-. Esa manera habilidosa del PRI de entretejer las opiniones negativas es genial y apunta hacia una posibilidad real de orden y unión de partidos con un mismo objetivo: El progreso de México.

¿El PRI tendrá realmente los deseos de cambiar como lo ha vendido demostrando? ¿son sólo apariencias?

Por lo menos hasta hoy presenta resultados contundentes y lo suficientemente poderosos como para afirmar que las teorías maquiavélicas de la oposición y falacias populares de que” el viejo PRI del autoritarismo va a regresar y con él la represión” son completamente falsas.

El PRD se ha dividido en demasiadas partes; el “divide y vencerás” fue efectivo en su contra. Ahora Ebrard, como ha anunciado públicamente, se lanzará por la presidencia en 2018, aunque Mancera es una munición poderosa que el PRD podría optar finalmente por impulsar, con el correcto aprovechamiento de los medios de comunicación durante su gobierno en el corazón del país, y si continua con su carisma y diplomacia, puede aspirar efectivamente por la titularidad del ejecutivo en 6 años. Por otra parte, AMLO será candidato bajo la siglas de MORENA, de eso no hay duda. La desventaja que tiene es que las personas que prefieren la izquierda diseccionarán su voto entre el PRD de Mancera o Ebrard y MORENA.

En cuanto al Pacto  por México, los radicales del PRD descalifican que Jesús Zambrano lo haya firmado, mientras que los moderados intentan apoyar las negociaciones con los demás partidos. Son un partido de facciones y los Chuchos dominan con la mayor cantidad de amarillos. En mi opinión, la izquierda debe unificarse en un candidato, así podrían tener una posibilidad clara de ganar en 2018, de otra manera el PRI seguirá en los Pinos.

En fin, hasta hoy el partido tricolor y su representante Peña Nieto han impresionado a los más cerrados líderes de opinión, han reafirmado que son capaces de cumplir su palabra, incluso Javier Sicilia lo reconoció públicamente hace unos días. El Pacto por México sirve para que todos los actores políticos se den cuenta de que solos y con intereses partidistas no podrán cambiar las reformas y ejes estructurales que México necesita, pero juntos sí es posible.

Hasta hoy, desde la toma de posesión, la ficción del viejo PRI se ha venido desvaneciendo y la realidad de las promesas cumplidas está surgiendo e imponiéndose en los hechos y resultados. La Patria merece promesas cumplidas. El PRI hasta hoy, cumple…

Sueño despierto.

Mauricio Forzán Guerrero

@MauricioForzan

Estudiante en la Universidad Iberoamericana

Ciencias Políticas y Administración Pública

Un comentario a “¿Ficción o realidad?”


  1. Luis Edgar Manzano O.

    Excelente articulo, enriquecedor, coherente, realmente me he retro alimentado…

    Responder

Comenta esta entrada

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>