diciembre 27, 2012

Una cita con la historia

Hay momentos en la vida de los países que requieren grandeza institucional y espíritu colectivo. Hoy, ahora, es momento de que México despunte. El Pacto Por México es una alentadora señal de compromiso con el país, en aras del promisorio contexto internacional para éste; desde la aprobación de la Reforma Laboral, se respira un aire de dinamismo político que no se había sentido desde los noventas.

No es de extrañarse que el presidente Peña haya iniciado, desde el día uno de su gobierno, con un fuerte tono reformista. Con solo remitirse a la historia contemporánea de México, se da uno cuenta que el PRI siempre ha sido un partido con esta característica. Ciertamente, ha habido aspectos positivos y negativos de este gen reformista, ocasiones en que “el tiro salió por la culata”, pero la realidad es que el PRI casi siempre ha sido un partido que le apuesta a los grandes planes.

Su mismo fundador, Plutarco Elías Calles, traía enquistado este gen. Calles como presidente, antes de crear el PNR, institucionalizó al país llamando a pasar “de los caudillos a las instituciones”, creando organismos como el Banco de México y el Banco de Crédito Agrícola. Cárdenas llevó a cabo la Reforma Agraria y fundó el Instituto Politécnico Nacional y el Instituto Nacional de Antropología e Historia, además de expropiar el petróleo. Ávila Camacho creó el IMSS. Alemán industrializó al país e impulso el turismo, principalmente en Mazatlán y Acapulco; además, inauguró las primeras construcciones de la Ciudad Universitaria. Ruiz Cortines igualó los derechos políticos de la mujer con los del hombre. López Portillo, a pesar de su catastrófico sexenio, creó, a través de Reyes Heroles, la Reforma Política de 1977, antecedente crucial para la apertura democrática. Salinas de Gortari logró el Tratado de Libre Comercio, y en el segundo día de su sexenio, puso en marcha el programa “Solidaridad”. Zedillo en su mismo discurso de toma posesión, comenzó la negociación de lo que sería la Reforma Política de 1996, avance crucial para una mayor equidad electoral, y antecedente claro de la derrota del propio PRI en 1997 y 2000. El PRI, guste o no, tiene una tradición reformista innegable.

¿A qué voy con todo esto? A que el llamado Pacto Por México[1], es la agenda más ambiciosa e integral para reformar al estado mexicano en muchas décadas. Invita al optimismo y refleja, en parte, el estilo de gobernar de Enrique Peña Nieto y su genética priísta, al ser propuestas concretas de enorme relevancia. A un día de haber tomado posesión como Presidente de la República, Peña logró que las principales fuerzas opositoras firmaran un acuerdo para que estas apoyen en el Congreso sus acciones de gobierno. No es cosa menor. Peña ha iniciado una cruzada, de la mano de la oposición, para reformar rubros tradicionalmente estancados, como lo es la educación pública, debido a que algunas de las propuestas educativas incluidas en el Pacto, son iniciativas a las que Elba Esther Gordillo se ha opuesto enérgicamente. Pero también incluye importantes cambios en los campos de las telecomunicaciones, la ciencia y la tecnología, el combate efectivo a la pobreza, empleo, y varios más.

El Pacto supone crear una “súper mayoría” legislativa para la agenda de reformas del presidente Peña, como de la derecha y la izquierda. Dos ejemplos, el Pacto plantea una Ley Nacional de Responsabilidad Hacendaria y Deuda Pública para que se controle el endeudamiento de estados y municipios, que está en la agenda del PAN; y un Seguro de Desempleo, propuesta bandera del PRD. El mensaje de los firmantes es claro: Es inaceptable otro sexenio de estancamiento económico a causa del desacuerdo político. Durante los últimos 15 años, la democracia mexicana ha estado caracterizada por un sistema político que no incentiva la construcción de mayorías estables. Este Pacto sí propone una alianza para lo legislativo, aunque no anule las diferencias políticas. Como dijo el Presidente del PAN, Gustavo Madero, “el Pacto no cancela nuestras diferencias…ni nuestro deber de ser contrapeso y equilibrio frente al nuevo Gobierno. Lo que hace es abrir una gran oportunidad para un momento de unidad nacional”.  Y Madero tiene razón. Es hora de replantear la forma en la que México se para políticamente ante sus problemas. La postura que asumen los partidos al empujar una agenda común, por encima de sus riñas e intereses particulares, es un buen augurio democrático.

El presidente Peña, al incluir propuestas legislativas de las agendas del PAN y el PRD en el Pacto, está reconociendo a la otra parte mayoritaria del electorado que no votó por él. Está reconociendo que México es una sociedad plural en la que millones de mexicanos votaron por una opción diferente a la suya; y esto, es un síntoma de madurez política. Peña Nieto sabe que tiene que gobernar para 112 millones de mexicanos, y no solo para los 19 millones 226 mil 789 que votaron por él.

Celebro la disposición de los partidos mayoritarios a la firma de este Pacto. Aplaudo la rapidez del gobierno entrante para entablar, desde el periodo de transición, las pláticas que hicieron posible este acuerdo. Celebro que el presidente Peña reconozca que México es un país distinto al del año 2000, al asumir que en una democracia, la construcción de acuerdos es la única manera de sobrellevar los cambios deseados.

Hoy toca al ciudadano revisar el documento del Pacto Por México y someterlo al análisis público. Yo he hecho lo propio. Siendo realistas, es muy probable que algunos puntos del acuerdo no se puedan realizar, pero el solo hecho de llegar a las condiciones para que se firmara este acuerdo es un avance en muchos sentidos.  El mexicano que ve como algo negativo y/o siniestro que los partidos políticos dialoguen, debatan y coincidan, claramente no sabe de política en democracia; la negociación y el acuerdo, son la máxima expresión de ésta. Es hora de grandeza, de unidad por México. Tenemos una cita con la Historia.

 

 Alonso B. Tamez Vélez
Estudiante de Mercadotecnia en la UIA



[1]Documento del Pacto por México: http://www.presidencia.gob.mx/?attachment_id=1395

 

Comenta esta entrada

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>