julio 27, 2012

El lluvioso verano de la imposición o la valentía como protesta

La izquierda mexicana pocas ocasiones coincide en algo. Uno de esos extraños avenimientos es la intuición que se consumará una “imposición” en la Presidencia de la República el 1° de diciembre venidero. Este compendio político e ideológico de muchas cabezas, grupos y organizaciones (partidos, sindicatos, asociaciones, “corrientes”, “frentes”, y desde luego “movimientos”) no siguió con pleno convencimiento al candidato de la izquierda partidista en la pasada elección; no obstante, fue cuasi unánime su animadversión por el candidato priista. Otro avenimiento centrado en el mismo conciudadano.

El rechazo se debe a la convicción que EPN es el representante más acabado -por reciente, no porque perfeccione nada- de una forma de hacer política absolutamente detestable: su triunfo sería una abominación que a todas luces se debe evitar por el bien de la comunidad política. Lo anterior, pues a Peña Nieto se le caracteriza como corrupto, estúpido, desfalcador y violento.

Considero parte de la izquierda mexicana al rotulado #YoSoy132, cuyos simpatizantes o solidarios testigos se aglutinaron a partir del enfado posterior al fatídico 11 de mayo pasado. Lo hago a resultas de la cauda de semejanzas y coincidencias, además de curiosos maridajes, con grupos y personas que de tal forma se identifican. El hecho de compartir a pies juntillas la valoración sobre EPN y sobre la calidad de los pasados comicios sería quizá suficiente, mas el asambleísmo y la proclama de formar un “movimiento social” resultan confirmatorios (sin olvidar el desprecio por el “neoliberalismo”).

Así las cosas, afirman que su “lucha” es por la “democracia auténtica”, que si ellos no arden “¿quién iluminará la oscuridad?”. Se repite el arrebato izquierdista por alcanzar lo verdadero, es la búsqueda a brazo partido por lo genuino. Además, se incurre en el iluminismo de los señalados para abatir la penumbra que domina al colectivo, son ellos los indicados para llevar el bien, la luz.Pero su batalla es a contracorriente de los poderosos (Televisa, el PRI, la OEM, Salinas, La Maestra, más lo que resulte y se acumule) cosa que no los arredra y prefieren proclamar el “amor entre camaradas” y “cambiar a nuestro País de una vez por todas” [Principios generales del movimiento].

Por si quedaba la inquietud en torno a la membresía de dicho grupo, afirman ser “aquéllos que han encontrado nuevas vías de acceso a la realidad”, que ante el ambiente ominoso que advierten, y frente a la desigual lucha que asumen, se consideran “de carácter permanente” [PGdM].

Es sabido por quienes han tenido el gozo de departir con algún miembro del #YoSoy132 el orgullo que su “lucha” les despierta. Conjeturo que al observar que la mayor parte de la ciudadanía -a quien gallardamente buscan informar, despertar y salvar de EPN- no se vuelca en avasallador respaldo suyo, se corrobora la veracidad de su ardiente luminosidad: ¿si ellos no alzan la voz, cómo traer luz, cómo cambiar el lamentable estado de cosas? Ellos son la vanguardia de la transformación nacional.

El #YoSoy132 olvida, de nueva cuenta, que la izquierda únicamente suscribe una corriente de pensamiento, no más. Que sus militantes partidistas, adherentes a organizaciones más o menos estructuradas o meros simpatizantes no son quienes aprendieron a ver y entender La Realidad, quienes lograron liberar su mente de los designios suavemente opresores del sistema. No son los tocados del ritmo cósmico que descubrieron el real funcionamiento del universo social, político, económico y cultural que les gustaría pensar que son. Olvidan que ser de izquierda no significa ser recto, ser uno con la justicia, no implica certidumbre moral alguna.

En abierta similitud con la fuerza política acaudillada por AMLO, y como la mayoría de la izquierda mexicana, su recurso primordial es la movilización permanente (a punta de marchas, plantones-bloqueos, asambleas e innovadoramente meme´s y TT’s). Se atisba en su discurso la redición de la dialéctica pueblo-Estado (cuya única síntesis es la Revolución) y se termina en la ramplonería de tenerse en un plano de superioridad moral e intelectual. Afortunadamente, logran creer que no hay correspondencia entre tendencias políticas y pertenencia a clase social alguna. Cosa que atribuyo a la matricula universitaria disímbola de los miembros, tanto escuelas privadas de religiosos cuanto escuelas normales herencia del Estado de la Revolución.

La honestidad que anima la grandilocuencia del movimiento debe quedar despejada: no son farsantes o manípulos vertebrados. El problema que encuentro es la repetición de formas discursivas y de acción política que no conseguirán su cometido. Sucederá algo similar a los movimientos universitarios inmediatos, dirigidos por el CEU y el CGH: saldrán cuadros de sus filas hacia otros membretes de izquierda y fenecerá “el movimiento” sin haber transformado a México.

 

Luis Enrique Escobar Nieto de Pascual

Estudiante de Política y administación pública, Colegio de México.

2 comentarios a “El lluvioso verano de la imposición o la valentía como protesta”


  1. Luis Pablo del Angel

    A medida que la contienda avanzaba y Peña Nieto mostraba su ventaja en la mayoría de las encuestas, la hostilidad contra su persona arreció. Uno de los principales promotores de los mensajes hostiles en redes contra Peña fue el equipo especial de AMLO, asignado para ese propósito, es decir, para trabajar en redes sociales y dañar la imagen del candidato del PRI-PVEM. Este ambiente virtual ocurrido en internet alcanzó su clímax el 10 de mayo, cuando fue lanzado el llamado a manifestarse fuera de internet, es decir en las calles, (el gran salto: de la hostilidad virtual en internet, a la hostilidad concreta en las calles) convocando así al llamado Movimiento Anti-Peña. Todo este ambiente hostil en las redes sociales contra Peña Nieto es utilizado de manera oportunista. Checar este link: http://www.proceso.com.mx/?p=307077 Nótese que Proceso no quiere identificar a los operadores y además firma la nota como “La Redacción”, pero los operadores fueron los lópezobradoristas, el llamado no surge de la nada, pensar esto es ser ingenuo. (Checar fecha de la nota de Proceso: 10 de mayo de 2012).

    Responder

  2. Luis Pablo del Angel

    La visita de Peña Nieto a la Universidad Iberoamericana ocurrió cuando ya existía un ambiente adverso en las redes sociales y cuando la convocatoria a manifestarse fuera de internet ya estaba en proceso, el candidato del PRI-PVEM fue el 11 de mayo a dicha Universidad y la hostilidad que vimos de “los antipeñistas de la Ibero” sólo representó la punta del iceberg de lo que ya se estaba gestando y promoviendo previamente en redes sociales. Es decir, la intolerancia de estos jóvenes fue la manifestación inicial más visible fuera de las redes sociales, de ahí les seguirían todas las demás que hemos visto y que estamos por ver.
    Luego de la visita de Peña a la Ibero, muchos comunicadores o líderes de la llamada comentocracia (no sólo algunos priistas), criticaron, con razón, la actitud de INTOLERANCIA de estos estudiantes y señalaron que había también gente infiltrada ajena a la comunidad universitaria. Por ello, algunos estudiantes REACCIONARON “indignados”, y grabaron un video, mostrando sus credenciales para defender, envalentonados, sus actos y su identidad de estudiantes de la Iberoamericana (muchos de ellos de la escuela de Comunicación), pero nunca hablaron de su intolerancia evidente ni ofrecieron disculpas por la hostilidad mostrada; así surge el famoso hashtag #YoSoy131 que se refiere a los antipeñistas de la Ibero. Eso no quiere decir que ese día de la visita de Peña no hubiera gente infiltrada. Los hubo también, aparte de los estudiantes de la Ibero, recordemos que los testimonios en video muestran también logos del PRD.
    A este incipiente movimiento le siguió el #YoSoy132, otro hashtag que convocaba a más estudiantes antipeñistas, no sólo de la Ibero; no obstante, el movimiento Anti-Peña y el plan respectivo (o Ruta Crítica Anti-Peña) organizado desde el cuartel de AMLO, seguía su curso. (Nota: Las Universidades de México se han caracterizado por ser un espacio donde la libertad de cátedra se ha ejercido sin presiones, sobre todo a últimas fechas, y es en la cátedra de materias que hablan de lo que fue el PRI en su fase más criticable, donde se ha producido el germen del cultivo de una opinión desfavorable antipriísta. Uno de esos espacios con cátedra antipriísta es la Universidad Iberoamericana. Pero todo esto también demuestra una pobreza de análisis sobre los últimos cambios en materia de institucionalización y proceso de construcción democrática que ha vivido México, y que convirtieron al PRI en parte de la alternancia y de la competencia partidista, dejando de ser un partido impulsado desde la Presidencia con todos los vicios que vimos en el pasado) Las justas demandas quedaron, pues, impregnadas de una aversión a priori.

    Responder

Comenta esta entrada

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>