noviembre 5, 2013

Comienza el juicio de la historia al Calderonato

Rodolfo Castellanos
Estudiante del ITAM manifestándose afuera de su universidad horas antes de la entre del premio "Carrera al Universo" al entonces Presidente Felipe Calderón. Noviembre 2012. Foto: Natalia Bermúdez

Estudiante del ITAM manifestándose afuera de su universidad horas antes de la entrega del premio “Carrera al Universo” al entonces Presidente Felipe Calderón. Noviembre 2012. Foto: Natalia Bermúdez

 

El domingo 3 de noviembre, Víctor Hugo Michel publicó en Milenio un reportaje titulado “Los Ningún Nombre del nuevo sexenio” (http://bit.ly/HpOvNd), el cual considero de extrema valía en el seguimiento a la lucha/guerra/combate contra la violencia/droga/criminales en México, ya que describe con una claridad admirable el caos y la barbarie con la que varias entidades del país acumulan cuerpos en las fosas comunes oficiales (el texto revela, por ejemplo, que en Michoacán su procuraduría reportó solo 11 cuerpos sin identificar en lo que va de 2013).

Más que ahondar en mi opinión sobre el reportaje de Víctor Hugo, quiero referirme a un fragmento del mismo que me parece de cardinal importancia. Cito:

“Los cadáveres anónimos sumaron 3 mil 662 entre enero de 2012 y julio de 2013; el primer año de la administración de Peña Nieto no rompió con la inercia de cientos de cuerpos remitidos mensualmente a las tumbas registrada durante el calderonato.”

Desde antes que concluyera la administración de Felipe Calderón, el término “calderonato” era utilizado de manera informal para referirse al acontecer del entonces presente. En lo personal, me parecía significativo que además del Porfiriato y el Cardenismo, fueran contadas las ocasiones en las que un periodo de la historia de México fuera definido por el apellido de un actor medular.

La figura gris de Díaz Ordaz y la magnitud de su cobardía nos hace recordar su legado nombrando el año en que sufrimos una herida punzante hasta hoy: 68; a “Jolopo” lo ubicamos por querer defender el peso como un perro; Miguel de la Madrid se hace presente cuando recordamos su ausencia tras el sismo del 85; invocar a Salinas es sinónimo de traer el número 88 a nuestra cabeza acompañado del Ingeniero Cárdenas, Maquío y Rosario Ibarra tomados del brazo rumbo al Palacio de Cobián exigiendo democracia, y nombrar la palabra “transición” impregna imágenes de Zedillo y Fox.

Por supuesto que lo anterior es la opinión de un servidor, la cual puede ser refutada por cualquier lector que tenga una opinión distinta. Lo que trato de explicar es que el comenzar a usar el término “calderonato” para contextualizar sucesos ocurridos en el periodo 2006-2012 es un síntoma de la profundidad y magnitud de lo ocurrido durante dicha etapa.

Podrán (lamentablemente) continuar las inercias de la lucha/guerra/combate contra la violencia/droga/criminales en México, pero aventuro aseverar que, de aquí en adelante, cuando nos refiramos a la etapa de mayor dolor en la historia del siglo XXI en México hasta el momento, la palabra “calderonato” nos obligará a recordar lo arrancado, con todo lo que ello implica.

Felipe Calderón es un ex presidente joven, al cual le tocará observar (y probablemente opinar) el juicio que la historia haga de lo acontecido en México durante su administración.

Estudiante de Ciencia Política en el ITAM

@rudotron

3 comentarios a “Comienza el juicio de la historia al Calderonato”


  1. chompiras chipocludo

    tres palabras “Los cadáveres anónimos …” así hablamos de nuestro pasado reciente, de nuestro presente, es decir, de nosotros. Que comience y que termine ” El JUICIO DE LA HISTORIA” que vaya y venga el mundo, que todo empiece y que termine. ¿de que carajos sirve si nos describen tres palabras? ¿vamos a dejar de llorar a nuestros muertos, vamos a dejar de matar a los nuestros? que comience y que termine el JUICIO y el circo y la maroma y el teatro.

    Responder

  2. Amadeo Gaytan Labastida

    Es verdad el llamado periodo del Calderonato, ha sido una de las etapas del Gobierno Mexicano, mas retrogado de toda nuestra historia, el Proyecto Panista hipocrita religioso, genero mas de 70 mil muertos en todo el territorio nacional, y por ese hecho y otros mas no podemos permitir que los fascistas, gobiernen mas nuestro país, ya que están plagados de una serie de políticas de extermino a través de la violencia y el garrote que ellos mismos han generado, fuera la Derecha de este País, ademas que es que defender a los fabricantes de dulces, refrescos y chatarra, a otro pueblo con sus mentiras

    Responder

Comenta esta entrada

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>